miércoles, 26 de octubre de 2016

Declaración de ateísmo - La fe se pierde a golpes

¿Qué hacía el Señor
cuando me acosaban,
cuando me agredían,
cuando me humillaban,
cuando se reían?

¿Dónde estaba Dios
cuando yo temía
en la noche clara
que llegara el día
y me despertara?

¿Qué fue del Señor
cuando le rezaba,
cuando le pedía,
cuando le rogaba,
cuando le inquiría,
y él no me ayudaba
ni me protegía?

Si estuviera en Ruanda,
si se fuera a Siria,
si anduviera en Zambia
o allá en Palestina,
ya no me importaba,
no me quejaría.

Pero, ¿qué hay de Dios
cuando donde hay muerte
se requiere vida
y quiere morirse
quien puede vivirla?

3 comentarios:

  1. Te sientes atea, no tienes la confianza de un Díos? nunca has visto ni has sentido a ese Dios?

    Versos surgidos de un desconcierto o desilusión vital.

    Saludos Octey me alegra ver otra vez tus versos

    ResponderEliminar
  2. Te sientes atea, no tienes la confianza de un Díos? nunca has visto ni has sentido a ese Dios?

    Versos surgidos de un desconcierto o desilusión vital.

    Saludos Octey me alegra ver otra vez tus versos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Agapxis. Sí tuve fe, pero gradualmente la he ido perdiendo. Este poema es un testimonio del proceso por el cual pasé de agnóstica a reconocerme como atea, algo francamente doloroso. Aunque debo decir que me siento mucho más libre ahora.
      Saludos :)

      Eliminar